Relleno facial para surcos (Ácido hialurónico y con grasa)

Relleno facial para surcos (Ácido hialurónico y con grasa)

Lograr un aspecto natural y joven incluye no solo tener en cuenta el volumen inyectado, sino también el procedimiento y la durabilidad del resultado.

El ácido hialurónico es el producto estrella de la medicina estética por su seguridad, versatilidad y larga experiencia en el mercado. Existen muchas marcas comerciales con diferentes grados de reticulación, densidad y volúmenes de jeringa. Esto nos proporciona la gran ventaja de poder escoger para rellenar arrugas finas, medias y profundas, o restaurar volúmenes en mejillas, mentón o mandíbula.

Tiene una duración aproximada de entre 8 y 14 meses según la densidad y lo que se gesticule. Al ser reabsorbible, hay que repetir el tratamiento.

Pero si el volumen que calculamos es importante, es preferible escoger los injertos de tejido adiposo. Un tratamiento que requiere anestesia local en ocasiones con sedación en quirófano, donde se obtiene la grasa del propio paciente que luego se procesa y se reinyecta en aquellas zonas en las que se necesita, con unas microcánulas en un proceso muy técnico y preciso.

Una de las grandes ventajas del relleno facial con grasa es que estimulan el aumento de capilares sanguíneos con lo que el aspecto de la piel también mejora y se vuelve más tersa y luminosa.

Así que, el ácido hialurónico es la elección en defectos pequeños, arrugas finas o cuando no queremos pasar por una cirugía menor. Mientras que los injertos de tejido adiposo son la elección cuando el defecto a tratar ya es importante o bien queremos un resultado que se mantenga con los años aportando un plus de rejuvenecimiento a la piel.